24.8.13

Keith Jarret : Köln Concert

Música que me llega


     
Keith Jarret / Piano Febrero 1975
Resuenan los armónicos del Köln Concert en mi cabeza, me gustaría hablar de este trabajo sin resultar rimbombante, podría decirles que lo escuchen si no lo han hecho y así me ahorro palabrería, ¿Cuántos mundos hay dentro de la cabeza de un marciano como Jarrett? Podríamos compararlo con Stephen Hawking, cada uno en su universo, pero ambos te transportarán más allá de fronteras conocidas e igualmente disfrutarás de las sugerencias y paisajes que ambos te proponen, está claro que el Köln Concert es el trabajo favorito de muchos, incluso de aquellos que quieren presumir de buen gusto, pero también va más allá de esta vanidad aceptable, es un hito en la historia de la música, en la improvisación libre, este trabajo de Jarrett traspasará culturas y civilizaciones transversalmente como el agujero de gusano del científico. Altamente recomendable para oídos curtidos en mil músicas este Concierto de Colonia, grabado en directo sin más preparación, como le gusta al maestro, se vuelve imprescindible para quienes creen que hay vida más allá de los convencionalismos musicales, no me queda más que recomendarles su audición atenta a la mayor brevedad posible.

Jeromm

17.8.13

El nepotismo impune



Hoy reflexionaba sobre la desigualdad, miseria, abandono y lejanía que hemos sufrido siempre en Canarias, agravado por gobernantes sin escrúpulos que han hecho de la ignorancia de este pueblo su principal seguro de vida.

Paseando por una calle, suburbial, de un barrio a su vez suburbio de mi ciudad, reducto, donde las relaciones de fuerza y de poder se han ido configurando en una suerte de nepotismo fatal e inevitable como si fuera una lacra o enfermedad incurable que sufren, a mayor escala, la Isla de Tenerife y el archipiélago canario y a escala estratosférica el Estado español.

Andaba por la calle sin prisa, como me gusta a mi, me iba deleitando con los sonidos y las conversaciones provenientes de los pequeños negocios que sobreviven en este lugar, y que sorprenden por doble motivo, primero porque la crisis económica de la zona euro ha sido como un tsunami arrasando la pequeña empresa, los carteles rojos de se vende, se alquila o se traspasa son un sarpullido que se extiende por todo el país, como una varicela arquitectónica sistémica de los tiempos modernos, orgullo del neoliberalismo. Y en segundo lugar, por la persistencia de esos pequeños negocios en este reducto suburbial extraña por su propia naturaleza, zapateros remendones, costureras, carniceros, pescaderos, libreros, alguna relojería, barberías y peluquerías de señoras, oficios y ofertas minoristas que agonizan en una economía globalizada, donde las multinacionales se asientan en grandes centros comerciales, a los que la gente acude en masa dando la espalda a este comercio familiar de toda la vida.

Allí lavan el coche, compran la comida, la ropa y finalmente se cortan el pelo, toman algo en una cafetería y compran lotería por si hubiera suerte. Todo ello sin salir de un recinto acotado e impersonal donde la máquina suple a la persona todo lo posible, con el tiempo mandaremos a comprar a nuestro robot y ni siquiera los clientes serán humanos.

Lo más pintoresco de mi paseo es el acento de las conversaciones el gracejo cubano, venezolano, colombiano, boliviano, junto con el canario, que me llegan a retazos según voy pasando por las puertas de las tiendas, no termino de ver la ganancia de todas estas personas que en su día emigraron aquí para buscar una vida mejor y un futuro para sus hijos.

En este barrio el tiempo se paró en los años 70, la estética, mostradores de madera y vitrinas de cristal, los suelos muy gastados de granito y las estanterías quejumbrosas ofreciendo género urgente y precario para salir del paso.

Las mujeres del barrio en sus jabitas de nylon llevan el pan y las viandas como si estuvieran en Centro Habana, muchas de ellas llegaron de allí buscando mejorar y ahora tienen que lidiar con la misma miseria material pero muy lejos de casa, en un mundo mucho más despiadado y hostil, sin valores, donde todo quedó varado sin previo aviso, muchas preparan el retorno a sus países de origen, que emergen y tienen muchas más oportunidades que ofrecerles que la vieja y siempre desdeñosa Europa.

Dijo alguien en una ocasión, cuando vayas adelantando a alguien con tu automóvil sonríe al pasar a su lado, nunca sabes en qué momento te puede adelantar a ti.

Canarias es la comunidad autónoma del Estado español donde más ha crecido la pobreza desde el año 2008 hasta la fecha, se va alejando peligrosamente del resto del Estado, en una desigualdad social que crece a ojos vistas.

Paulino Rivero, presidente del gobierno canario,no solo no ofrece soluciones o hace una deseable autocrítica, sino que ha dicho con total desfachatez que: la “desigualdad creciente” con respecto al resto del Estado obedece exclusivamente a las políticas de recortes de Mariano Rajoy.

Ninguna mención, por supuesto, al modelo de crecimiento de las Islas Canarias de los últimos treinta años aplicado por todos los ejecutivos de su signo político y de otros, con las diferentes coaliciones y componendas habidas siempre para seguir controlando el poder y perpetuar el nepotismo con total impunidad.

Dicho modelo basado en el monocultivo del turismo, la construcción descontrolada, que animó a muchos jóvenes a dejar las aulas, aún antes de terminar sus estudios obligatorios, para trabajar en el ladrillo, desbocado, especulativo, con las bendiciones de una clase política canaria avariciosa y corrupta, que siempre ha fomentado desde arriba una juventud inculta, sin cualificación profesional, acrítica con el poder, a la que venderle su nacionalismo de garrafón cada cuatro años, para luego ir a Madrid a intercambiar favores a cambio de capital para seguir financiado sus privilegios caciquiles.

Esta clase política no estaba preparada para afrontar el desastre económico y el desempleo posterior, Cuando pincha la burbuja inmobiliaria, acostumbrada a medrar sin esfuerzo por ser hijo, primo o conocido de, habían dilapidado los fondos europeos destinados a estimular el empleo y el bienestar general, repartiéndosela entre ellos mismos, como han hecho siempre, conocidos y vergonzantes son los gastos de viajes, hoteles, fiestas, coches oficiales y prebendas de una ralea que acapara el ochenta por ciento de la riqueza siendo solo el dos por ciento de la población.

  El nepotismo en Canarias es la forma genuina de gobernar y se remonta a los tiempos de la Conquista, son los mismos descendientes de los conquistadores y, algunos autóctonos que no dudaron en elegir a quién tenían que servir desde el primer momento, los que lo han ejercido impunemente a lo largo del tiempo.
Juana Santana