4.10.12

Donde se juegan a las cartas el futuro del mundo

        A Paulina (3 años)


               Mariano Rajoy decía el otro día en unas declaraciones al Wall Street Journal que la situación actual de España era “fascinante” y no le faltaba razón, es fascinante que el presidente eluda hasta el paroxismo dar explicaciones de sus actos de gobierno en casa para luego en el extranjero arrancarse con unas aseveraciones tan estrambóticas que suelen coger con el pie cambiado a los analistas financiero y politólogos internacionales que las escuchan o las leen, debe pensar don Mariano que los de fuera son más merecedores de su cortesía que los paisanos y por ello les obsequia siempre con una suerte de metáforas y de fábulas verdaderamente deliciosas, algún día, si el suicidio, la enfermedad o la muerte fortuita no me trunca tan alto propósito, recopilaré todas las declaraciones de Don Mariano a la prensa extranjera, casi siempre a la salida de los círculos donde se juegan a las cartas el futuro del mundo, para una colección de humor de una modesta editorial que lleva tiempo pidiéndome alguna cosilla para publicar.
Para el presidente de España es fascinante la situación desesperada de casi seis millones de españoles, que al hecho lacerante de no tener trabajo se le añade el de la ausencia total de alguna esperanzas de conseguirlo, en una sociedad en recesión donde cada día los autónomos se ven obligados a bajar la persiana y entregar las llaves de sus pequeños negocios, con el dolor y el olor a fracaso que impregna las calles del país, puedes sentirse y olerse a poco que transites por cualquier, barrio, pueblo o marco incomparable.
En la España Fascinante de Mariano Rajoy empiezan a barajarse cifras de niños qué van cada mañana al colegio sin desayunar, que hacen una sola comida al día y que ya empezado octubre aún no tienen el material escolar, no son dos ni tres, se estima que en éstas condiciones están un ochenta o un noventa por ciento de escolares que van a las escuelas públicas, donde la administración ha empleado la tijera con tanta saña que pareciera que en lugar de recortar partidas presupuestarias quisieran recortar cabezas formadas, criticas y pensantes. El poder nunca da puntada sin hilo y con estas premisas tendremos una fascinante generación de niños famélicos viviendo un remakes de la posguerra española en plena era de la tecnología, en perfectas condiciones de ser explotados “como dios manda” expresión que le gusta mucho usar a nuestro presidente.
Es fascinante ver bailar con el paso cambiado a los palmeros del gobierno, altos cargos, dirigentes, presidentes de diputaciones, ministros, secretarios de Estado, delegados de gobierno, obispos y prensa adicta al régimen, todos afanados en mandar globos sonda con propuestas involucionistas, claramente fascistas y anticonstitucionales, en una especie de partida de pin-pon donde uno tira la pelota, el otro la recoge y la saca fuera, y finalmente el gobierno desmiente o desdice todo lo anterior y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, sin duda este baile siniestro es fascinante.
También lo es ver a los abuelos mantener con sus exiguas pensiones a sus hijos, nieto y hasta biznietos, con la mano temblorosa y los ojos llenos de lágrimas volver a casa de la farmacia sin comprar las medicinas, porque tienen que decidir si compran éstas o el pan, y después de toda una vida de trabajo honrado, y lo de honrado no es una cuestión baladí, pues son los corruptos los que medran y ya no sabemos bien que cosa es correcta, gente que en su vida no había ni imaginado que podría robar no le está quedando más remedio que llevarse sin pagar cualquier cosa para meter en el bocadillo, a todas éstas los abuelos deciden, por supuesto, comprar pan para llevar a casa.
Me gustaría decirle a Don Mariano que el copago en sanidad, los recortes en prestaciones sociales, ley de dependencia, educación, etc. afectan a personas con terminaciones nerviosas y ojos, que sienten dolor físico y dolor de corazón, que sufren y que no viven en las estadísticas sino en los barrios, esos lugares de los que ustedes los políticos habrán oído hablar.
¿Hasta cuándo la demagogia y el nepotismo de la casta gobernante será llamado justicia y las demandas del pueblo barbarie?  ¿Cuándo será condenada la ligereza de un discurso vacío que no mantiene ni siquiera las formas y el respeto frente al sufrimiento de la gente? .
En la España fascinante de Mariano Rajoy moriremos todos y todas de esperar justicia.
 
Juana Santana 
Publicar un comentario