14.9.14

Un paseo a ninguna parte

Noticias de actualidad
FERNANDO HERRÁIZ   La Laguna

                              

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy, nacido a la sombra de Aznar y consciente de su escaso carisma
A finales de agosto Mariano Rajoy y Ángela Merkel se encontraron en Santiago de Compostela. Parece ser que la canciller deseaba conocer el camino del santo, y el presidente español le organizó un agradable paseo por la campiña gallega. Se asegura que el ambiente fue cordial y distendido. La renovación de los cargos claves de la Unión Europea está a la vuelta de la esquina y Rajoy aprovechó para intentar colocar a de Guindos y Cañete. Merkel apoyó públicamente al segundo, por lo que en principio las fuentes no mienten..



Dos días después se hizo público uno de esos proyectos-arcanos a los que nos tiene acostumbrado el gobierno. Desde hacía algún tiempo las páginas Web de La Moncloa y el Congreso albergaban un informe que había pasado inadvertido. Se trataba de un documento muy técnico, redactado en ingles, donde se informaba a algunos grandes fondos de inversión de la intención del ejecutivo de recortar el gasto público en los próximos dos años y medio en un montante de 50.000 millones de euros. Hubo cierto revuelo informativo, y la dirigencia del PP. salió al paso asegurando que tal recorte era el resultado de diversas medidas que ya se habían tomado tiempo atrás, por lo que la ciudadanía no debía alarmarse. Toda una vuelta de tuerca en la política informativa oficial.



Pocos después (5 de septiembre) el Banco Central Europeo adoptó medidas que, de llevase a cabo, supondrán un cambio copernicano de cuanto se ha venido haciendo hasta ahora: bajada del precio de el dinero prácticamente a cero, condiciones más duras para la banca y un plan de estímulo de 400 o 500 millones de euros. Las dos primeras no suponen novedad alguna. La tercera es otra cosa. En principio supone el fin formal de la austeridad y el comienzo de la “expansión”. ¿Como digerir decisiones tan contradictorias? Veamos.



Para Rajoy una nueva tanda de recortes significa un serio contratiempo. Las elecciones europeas le fueron bastante peor de lo previsto, y sus huestes están inquietas. No es necesario recordarles que la salida del gobierno de Zapatero arrastró a unos 30.000 cargos públicos socialistas. Alcaldes, concejales parlamentarios, secretarios y subsecretarios..., buena parte de la columna vertebral del partido se quedó sin empleo de un día para otro.


Así se comprende que el PP ,mirando las barbas del vecino, intente cambiar in extremis la normativa electoral. Conscientes del carácter chapucero del asunto, el proyecto ha sido defendido con poca convicción y finalmente abandonado. Al gobierno se le están agotando las bazas, y en lo que queda de legislatura asistiremos a un despliegue mediático sin precedentes. Se retorcerán las estadísticas, saltarán escándalos y se atacará al adversario con una saña nunca vista..., al tiempo. Todo en aras de ocultar una melancólica. evidencia..., el gobierno está solo.



En los pasillos de las instituciones europeas de Bruselas se hacen chistes y chascarrillos sobre la arrogancia de las delegaciones españolas que por allí transitan. Oliver Stone señalaba que una de las tragedias del siglo XX fue el pánico que sintieron presidentes como Truman y Nixon a ser tachados de débiles. La idea-imagen de un líder fuerte es muy del gusto de la derecha española. Mariano Rajoy, nacido a la sombra de Aznar, y consciente de su escaso carisma, a tratado de cultivarla mediante una calculada lejanía y una actitud coriázea en entrevistas y debates. Sin capacidad ni deseos de alcanzar pactos relevantes, su mensaje se ha basado en la coartada de la herencia recibida, el monolitismo de su partido y una auto -propaganda, que fuerza de repetirla han terminado por creerse. Porque los sistemáticos esfuerzos encaminados a hacer imposible cualquier acuerdo o alianza con sus socios naturales no admiten otra explicación.




Con la derecha vasca y catalana ni se habla por razones de principios. Con el gobierno canario, ha iniciado una guerra bronca y mal concebida. El asunto del petróleo, en cualquier caso, es un negocio a largo plazo, por lo que no es concebible que pueda prosperar sin algún tipo de acuerdo con los responsables del archipiélago. Le queda el tanden UpyD-Ciudadanos... y los socialistas.


En cuanto a los primeros, Mariano se ha encargado de enrarecer el ambiente hasta extremos sorprendentes. Sus debates con Rosa Diez en el congreso han sido de los más agrios que se recuerdan, rompiendo puentes difíciles de recomponer a toda prisa

En cuanto a los socialistas, es de suponer que los malos resultados electorales, y el permanente vapuleo a que han sido sometidos, grabe en la mente de su nueva dirección los avatares de sus correligionarios griegos, que pasaron de una mayoría absoluta en 2012, a un 5% de votos en las últimas europeas. Las llamadas políticas de responsabilidad los han dejado sin ninguna responsabilidad.



Estos son los resultados de un líder fuerte. El PP se ha convertido en un apestado abocado a conseguir mayorías absolutas o pasar a la oposición. Su único aliado interno reconocible es la patronal...., y esto no basta para gobernar. Así, su capital político queda reducido a ese 30% de ciudadanos españoles que sea cual sean las circunstancias vota invariablemente a la derecha. 2015 será el último año mariano, y nuestro presidente se sacrificará en el altar de la austeridad..., una austeridad que ya habrá pasado de moda cuando abandone el cargo.
 

votar
Publicar un comentario